EL SER UN PROFESOR

” Si estás planeando para un año, planta arroz; si estás planeando para 10 años, planta árboles y si estás planeando para la vida entera, planta educación”
– Proverbio chino

Son excepciones a quienes se les ha imposibilitado asistir a una escuela. Bien, los afortunados sabemos ampliamente sobre lo que significa ser un docente. Y es que finalmente todos tienen su propia personalidad, podemos clasificar a ciertos grupos y otros por no poseer su propia estrella. Los padres no podemos poner toda la educación en manos de los docentes –hablo de la formación humana-, puesto que su trabajo se enfoca a las enseñanzas del aula exclusivamente; aunque hay quienes le ponen ingredientes extra.

Recuerdo la reflexión tan buena de mi profesor de historia, Mario Alberto Castañeda: “Nadie es dueño del tiempo de nadie“. Fue justo un día que un par de compañeros llegaron tarde a clase y desde entonces he pensado mucho en la puntualidad hasta aplicarla en casa y enseñarles a mi familia.

Tuvimos maestros que inspiraban, impulsaban y otros que se dormían, o eran testarudos. A otro par le habremos jugado un par de bromitas, o puesto motes, especialmente en secundaria.

Cómo odiabamos las canciones que escogían para que bailaramos en el festival del 10 de mayo, ni se diga del vestuario. Había algunos que dominaban lo que impartían, otros que se les “chispoteaba”. Algunos de lenguaje florido que bien te hacían reír y otros que te hacían llorar. Cómo me sentí presionada cuando me hicieron aprender toda la tabla periódica, y la calificación era como blanco y negro -diez o cero-, mas luego fui agradecida porque yo no sabía que después ello me serviría en las clases de ingeniería.

Debemos reconocer esa labor del docente, la paciencia, la entrega y dedicación. Cuántos de ellos sacrifican más tiempo para preparar clase, exámenes, calificar o teniendo sus propios problemas, hasta llegar a escucharnos y darnos consejos. Para todos ellos este es su día y nuestra gratitud todos los días. Que esa pasión nunca la dejen de lado. Varios personajes han sido grandes por la formación que llevaron gracias a un maestro dedicado.

¡Muchas gracias maestro!